Buscar

Q.F.B. Enrique Escalera Zuñiga

Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro. (René Descartes)

Etiqueta

Etimología

Fieles Difuntos


La vida de los muertos está en la memoria de los vivos (Cicerón)

Hoy 2 de noviembre se celebra el Día de los muertos o, llamados por otros, Día de los Fieles Difuntos. A este respecto me salta una duda, ¿por qué llamar Fieles a los Difuntos? eso quiere decir que ¿existen infieles difuntos?, y esto lo pregunto ya que etimológicamente la palabra Fiel viene de Fidelis y se aplica a aquellas personas y otros animales que muestran una lealtad, que son dignos de confianza.

Por lo anterior es de esperar que alguien, así como yo, piense que si hay los Fieles Difuntos, dícese de aquellos muertos bien muertos y sin ganas de regresar a la vida, deben existir los Infieles Difuntos, digamos aquello muertos o mediomuertos que quizá la otra vida no les convenció y por ello han decidido hacerse los muertitos, un ejemplo de ellos serían los Zombis digo yo.

Pero para los fieles e infieles difuntos un minuto de silencio y nuestro pensamiento, les recomiendo mi post La Catrina Garbancera.

Anuncios

Flamable o Inflamable


Inflamable

Durante algunos años creí que los camiones que transportan material que puede incendiarse o explotar con facilidad, tenían un error semántico en la leyenda  Material Inflamable, yo decía que lo correcto debía ser Flamable, y mi argumento era, bastante convincente por cierto ya que logre hacer creer lo mismo a otras personas, era que al poseer un prefijo in le de tipo negación.

Bueno pues es hora de saber que in puede tener dos valores conceptuales:

  1. Precisamente el que indica falta o negación, como ilegal (en esta palabras la n se pierde por las reglas de escritura) o innecesario .
  2. Otra acepción es aquella que in no es un prefijo sino un pseudoprefijo y carece del valor negativo y simplemente contiene algunos valores de en. Ejemplo de su utilización es inflar, involucrar, inducir, y evidentemente inflamable. En los anteriores casos in es parte de la misma palabra por lo que no es posible disociarla como, por ejemplo, innecesario a in necesario, se pierde el sentido en inflar cuando pretendemos disociarlo en in flar, flar carece de sentido al igual que flamable.

Una explicación más amplia y detallada la podrán encontrar en Minucias del Lenguaje del maestro José G. Moreno de Alba.

Con esta entrada respondo a la pregunta realizada por algunas personas.

 

 

 

Vuestra merced


Por algunas de mis publicaciones en este blog, considero que he dejado establecida mi postura respecto a las monarquías en pleno Siglo XXI, no puedo entender como en un mundo tan moderno coexista ese tipo de gobierno, lo bueno es que en México sólo mantenemos a nuestros legisladores, sus familias, sus amigos y les aguantamos toda clase de berrinche, y no mantenemos una familia Real.

Pero esa es otra historia, el objetivo de este blog es como la Vuestra merced, título de cortesía muy común, paradojicamente, en la Realeza ha evolucionado hasta convertirse en Usted.

La revista de Algarabía en su número 104 explica dicha evolución:

  • Vuestra merced 
  • Vuestaced
  • Vuasted
  • Vuested
  • Vusted
  • Usted

Hoy en día, entre los proles, como nos clasificó la hija de nuestro ilustrísimo  Presidente, no es común que alguien se refiera a los demás como Vuestra merced de ser así lo veríamos como bicho raro,  tal como vemos al que se refiera a los demás con un alto grado de educación.

Estoy de acuerdo en no llegar hasta el hartazgo, como sucede en los tratamientos oficiales de la Monarquía, el clero, entre otros. Pero un mínimo de educación no nos cae nada mal.

Palabras Muribundas


Hace algunos días escribí algo respecto al libro de Pilar G. Mouton y Álex Grijelmo Palabras Moribundas, bueno pues deseo presentarles una lista de aquellas palabras que al parecer están destinadas a quedar sepultadas en el olvido, y que al leerlas me recordaron aquellos años de mi niñez cuando mi abuela repetía constantemente y que, al oírlas se creería que eran palabras pueblerinas, y que ahora al recordarlas me llenan de añoranzas, aquí esas palabras con las que crecí gracias a mi abuela:

  • Ahíto
  • Albricias
  • Batidor
  • Botica
  • Cavilar
  • Enagua
  • Fanega
  • Garrotillo
  • Lavativa
  • Matiné
  • Moquete
  • Ocal
  • Pando
  • Parvulito
  • Patatús
  • Perinola
  • Talabartero
  • Tarabilla
  • Verija 

Adán…


Del libro Palabras Moribundas de  Álex Grijelmo he tomado la palabra moribunda Adán ya que me ha parecido muy interesante su significado y literalmente dice lo siguiente:

Siempre resulta familiar, porque todos la identificamos —en las  culturas musulmana, judía y cristiana— con el primer hombre.  Eva es nombre frecuente para mujer, aunque en nuestro entorno  Adán no lo es tanto, quizá en la cultura anglosajona sí… Pero  aquí no se trata de la palabra adán como nombre propio, sino del nombre que cali(ca, según la Real Academia, al hombre «desaliñado, sucio o haraposo» o al hombre «apático y descuidado»

Evidentemente, les recomiendo el libro…

Persona grata o non grata


Persona grata es expresión latina usada en lenguaje diplomático para designar a la persona que será recibida con agrado por el gobierno ante el cual se acredita. Persona non grata es la que se encuentra en la situación opuesta. Las dos locuciones, especialmente la segunda, se usan en el lenguaje corriente fuera de las relaciones diplomáticas. Non grato, como adjetivo masculino, no es ni latín ni español, por lo tanto es incorrecto, lo adecuado sería utilizar la expresión en latín en masculino: non gratus, y en español, no grato

Ahora bien, si se hace referencia a un grupo de personas se debe escribir o decir personae non gratae; 

Ejemplos:

  • Ese grupo de estudiantes son personae non gratae en este lugar.
  • El diputado Hermenegildo es persona non grata.
  • Ese muchacho mal vestido y mal oliente es un hombre non gratus.

Referencia:

  • Seco, M. Diccionario de Dudas y Dificultades de la Lengua Española

De Capicúas y Palíndromos


A mamá, Roma le aviva el amor a papá y a papá, Roma le aviva el amor a Mamá

Un tema interesante, al menos para mí, es lo referente a los números Capicúas y frases o palabras Palíndromas, aquí algunos detalles:

Capicúa

Es un numero o cifra que puede ser leído de izquierda a derecha y viceversa dando el mismo valor, este término proviene del Catalán [cap i cua], literalmente Cabeza y Cola, a su vez existe una clasificación de estos, sin embargo no es tema de este post.

Ejemplos de números capicúas son: 11, 22, 33, 44, 55, 66, 77, 88, 99, 101,…, 1551, 1661, 1771,  1881, 1991, 2002, 2112, etc.

Aunque no nací en año capicúa si me tocó vivir dos de ellos, sería redundante mencionar cuales, algo que por muchos años no volverá a ocurrir, bastaron sólo 11 años para vivir dos años capicúas y pasarán 110 años (a partir del 2002) para el próximo o 101 a partir de este año.

Esto de los capicúas es sólo curiosidades matemáticas y nada tiene que ver con cábala o numerología, que quede asentado.

Palíndromos

El palíndromo es a las palabras lo que capicúas a las cifras, y proviene del griego palin dromein que quiere decir volver ir hacia atrás. Corresponden a palabras o frases que pueden leerse de izquierda a derecha y viceversa sin perder la esencia o sentido.

Ejemplos de éstos son:

  • Palabras
    • Ana, Somos, Oro, Oso, Ese, Radar, Anilina
  • Frases:
    • Dábale arroz a la zorra el abad
    • La ruta nos aportó otro paso natural.
    • Adán no cede con nada.
Al igual que para los números capicúas existe su clasificación.
Como dato curioso, el palíndromo más extenso en español fue escrito por Víctor Carbajo y consta de 140721 letras distribuidas en 22132 palabras, al menos eso dice el autor.
Debo aceptar que no me convence plenamente, pues no se encuentra una sola frase en todo el texto, sólo palabras separadas por comas, sin embargo el mérito de acomodarlas y crear un palíndromo eso nadie se lo quita, pues para que funcione el palíndromo no se pueden tomar aisladas sus elementos.

De tamales y alquimia


Recuerdo cuando en mis años mozos, siendo estudiante de secundaria, por las mañanas me dedicaba a vender los tamales típicos de mi tierra, conocidos como corundas, mi primer pensamiento al levantarme para irme a la vendimia era espero terminar todas las corundas,  bien sabido era por mis hermanos y un servidor que de no suceder lo anterior ya tendríamos corundas para comer, cenar y posiblemente almorzar, y muy problablemente recalentadas en un baño María.

Nunca supe, y nadie sabia quién era la la gran María que permitia no solo recalentar mis añoradas corundas, sino varios tipos de comida.

Pasaron los años y al entrar a la Universidad me vuelvo a encontrar al célebre Baño María, pero ahora con una nueva aplicación y la historia se repite ¿quién es María?

Investigando me enteré que este famoso Baño, donde un recipiente es introducido dentro de otro con agua a ebullición, por tal motivo la temperatura del segundo recipiente permanece constante, fue desarrollado por María la Judía o Miriam, una practicante de la alquimia, además de este sencillo pero ingenioso invento, también logro desarrollar otros equipos para realizar destilaciones, con miras a la transmutación, es decir, convertir los metales comunes y corrientes en oro.

Pocos inventos han perdurado por tantos años y han logrado atravesar la barrera del laboratorio de investigación y llegar a la cocina, que resulta ser otro tipo de laboratorio.

Así que de aquí en adelante, al calentar sus ricos tamales, sin importar la forma o estilo, la carne, las verduras o simplemente, lleves a cabo una reacción química en un baño María [o Baño de María], ten presente que se debe a María la Judia, una practicante de la química primitiva.

¿De qué sirve el profesor?


“Disculpe, pero en la época de Internet, usted, ¿para qué sirve?”

Un alumno a su profesor

Estoy seguro que esta pregunta ha causado cierta mella en los lectores y más aquellos que se dediquen a la docencia, esa misma sensación sentí cuando en mi diplomado me dejaron la lectura  ¿De qué sirve el profesor? de Umberto Eco, en este ensayo el autor hace un análisis sobre la función del profesor en una época donde  las Tecnologías de la Información y la Comunicación tiene una presencia ubicua y al alcance de alumnos y profesores.

Establece, tal como muchos otros autores, que el profesor ha dejado de ser el transmisor de conocimientos para convertirse en un tutor, guía y parte del aprendizaje, y de ésta manera construir, en conjunto, el conocimiento, esta corriente didáctica es conocida como Constructivismo, en esta corriente, el profesor posee las siguientes características (Díaz Barriga AF, 2011):

  • Es un mediador entre el conocimiento y el aprendizaje de sus alumnos: comparte experiencias y saberes en un proceso de negociación o construcción conjunta (co-construcción) del conocimiento.
  • Es un profesional reflexivo que analiza críticamente su práctica, toma decisiones y soluciona problemas pertenecientes al contexto de su clase.
  • Toma conciencia y analiza críticamente sus propias ideas y creencias acerca de la enseñanza y el aprendizaje, y está dispuesto al cambio.
  • Promueve aprendizajes significativos, que tengan sentido y sean funcionales para los alumnos.
  • Promueve el aprendizaje colaborativo, el pensamiento complejo y la participación activa de los estudiantes en situaciones educativas de relevancia social, que se vinculan con la vida real.
  • Presta una ayuda pedagógica ajustada a la diversidad de necesidades, intereses y situaciones educativas en que se involucran sus alumnos.
  • Establece como meta la autonomía y autodirección de sus alumnos, la cual apoya en un proceso gradual de transferencia de la responsabilidad y el control de los aprendizajes.
Este tipo de enfoque esta muy ligado a la etimología de la palabra Educación la cual procede  del latín educare emparentado con ducere que quiere decir ‘educar’, ‘criar’, ‘alimentar’  ‘fuera’   ‘guiar’ o ‘conducir’.
Por lo anterior es nuestro deber reorientar nuestras normas de enseñanza para preparar profesionistas competentes acordes a nuestra época, así ningún alumno más se preguntará para sus adentros ¿De qué sirve el profesor?

Referencias

  • Eco, U. ¿De qué sirve el profesor? [ver]
  • Díaz Barriga, AF y Hernández Rojas, G. 2010 Estrategias Docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación Constructivista, 3a Ed. McGraw-Hill, México [ver]

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑