Buscar

Q.F.B. Enrique Escalera Zuñiga

Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro. (René Descartes)

Etiqueta

Gramática

Nuestro español


Camion

Leyendo lo anterior, ¿entonces es posible decir o escribir? Y para darte gusto a él o para darte gusto a ella.

Anuncios

Flamable o Inflamable


Inflamable

Durante algunos años creí que los camiones que transportan material que puede incendiarse o explotar con facilidad, tenían un error semántico en la leyenda  Material Inflamable, yo decía que lo correcto debía ser Flamable, y mi argumento era, bastante convincente por cierto ya que logre hacer creer lo mismo a otras personas, era que al poseer un prefijo in le de tipo negación.

Bueno pues es hora de saber que in puede tener dos valores conceptuales:

  1. Precisamente el que indica falta o negación, como ilegal (en esta palabras la n se pierde por las reglas de escritura) o innecesario .
  2. Otra acepción es aquella que in no es un prefijo sino un pseudoprefijo y carece del valor negativo y simplemente contiene algunos valores de en. Ejemplo de su utilización es inflar, involucrar, inducir, y evidentemente inflamable. En los anteriores casos in es parte de la misma palabra por lo que no es posible disociarla como, por ejemplo, innecesario a in necesario, se pierde el sentido en inflar cuando pretendemos disociarlo en in flar, flar carece de sentido al igual que flamable.

Una explicación más amplia y detallada la podrán encontrar en Minucias del Lenguaje del maestro José G. Moreno de Alba.

Con esta entrada respondo a la pregunta realizada por algunas personas.

 

 

 

Visita a la Real Academia Española


Real Academia Española from Juan Rayos on Vimeo.

Adán…


Del libro Palabras Moribundas de  Álex Grijelmo he tomado la palabra moribunda Adán ya que me ha parecido muy interesante su significado y literalmente dice lo siguiente:

Siempre resulta familiar, porque todos la identificamos —en las  culturas musulmana, judía y cristiana— con el primer hombre.  Eva es nombre frecuente para mujer, aunque en nuestro entorno  Adán no lo es tanto, quizá en la cultura anglosajona sí… Pero  aquí no se trata de la palabra adán como nombre propio, sino del nombre que cali(ca, según la Real Academia, al hombre «desaliñado, sucio o haraposo» o al hombre «apático y descuidado»

Evidentemente, les recomiendo el libro…

Un Lector


Que otros se jacten de las páginas que han escrito; 
a mí me enorgullecen las que he leído. 
No habré sido un filólogo, 
no habré inquirido las declinaciones, los modos, 
la laboriosa mutación de las letras, 
la de que se endurece en te, 
la equivalencia de la ge y de la ka, 
pero a lo largo de mis años he profesado 
la pasión del lenguaje. 
Mis noches están llenas de Virgilio; 
haber sabido y haber olvidado el latín 
es una posesión, porque el olvido 
es una de las formas de la memoria, 
su vago sótano 
la otra cara secreta de la moneda. . 
Cuando en mis ojos se borraron 
las vanas apariencias queridas, 
los rostros y la página, 
me dí al estudio del lenguaje de hierro 
que usaron mis mayores para cantar 
espadas y soledades, 
y ahora, a través de siete siglos, 
desde la Ultima Thule, 
tu voz me llega, Snorri Sturluson. 
El joven, ante el libro, se impone una disciplina precisa 
y lo hace en pos de un conocimiento preciso; 
a mis años, toda empresa es una aventura 
que linda con la noche. 
No acabaré de descifrar las antiguas lenguas del Norte, 
no hundiré las manos ansiosas en el oro de Sigurd; 
la tarea que emprendo es ilimitada 
y ha de acompañarme hasta el fin, 
no menos misteriosa que el universo 
y que yo, el aprendiz.

Jorge Luis Borges

De Capicúas y Palíndromos


A mamá, Roma le aviva el amor a papá y a papá, Roma le aviva el amor a Mamá

Un tema interesante, al menos para mí, es lo referente a los números Capicúas y frases o palabras Palíndromas, aquí algunos detalles:

Capicúa

Es un numero o cifra que puede ser leído de izquierda a derecha y viceversa dando el mismo valor, este término proviene del Catalán [cap i cua], literalmente Cabeza y Cola, a su vez existe una clasificación de estos, sin embargo no es tema de este post.

Ejemplos de números capicúas son: 11, 22, 33, 44, 55, 66, 77, 88, 99, 101,…, 1551, 1661, 1771,  1881, 1991, 2002, 2112, etc.

Aunque no nací en año capicúa si me tocó vivir dos de ellos, sería redundante mencionar cuales, algo que por muchos años no volverá a ocurrir, bastaron sólo 11 años para vivir dos años capicúas y pasarán 110 años (a partir del 2002) para el próximo o 101 a partir de este año.

Esto de los capicúas es sólo curiosidades matemáticas y nada tiene que ver con cábala o numerología, que quede asentado.

Palíndromos

El palíndromo es a las palabras lo que capicúas a las cifras, y proviene del griego palin dromein que quiere decir volver ir hacia atrás. Corresponden a palabras o frases que pueden leerse de izquierda a derecha y viceversa sin perder la esencia o sentido.

Ejemplos de éstos son:

  • Palabras
    • Ana, Somos, Oro, Oso, Ese, Radar, Anilina
  • Frases:
    • Dábale arroz a la zorra el abad
    • La ruta nos aportó otro paso natural.
    • Adán no cede con nada.
Al igual que para los números capicúas existe su clasificación.
Como dato curioso, el palíndromo más extenso en español fue escrito por Víctor Carbajo y consta de 140721 letras distribuidas en 22132 palabras, al menos eso dice el autor.
Debo aceptar que no me convence plenamente, pues no se encuentra una sola frase en todo el texto, sólo palabras separadas por comas, sin embargo el mérito de acomodarlas y crear un palíndromo eso nadie se lo quita, pues para que funcione el palíndromo no se pueden tomar aisladas sus elementos.

¿Por qué porqué?


Como respuesta a una duda de un alumno  respecto a cuando utilizar Por quéPorqué, comento que no sólo existen las anteriores versiones, sino que también podrémos utilizar el Por que y el Porque, esto de acuerdo al Diccionario de Difilcutades de la Lengua Española y aquí esta la explicación.

  • Porque: Es una conjunción que realiza una función causal; e.g. Me voy porque no quiero verle.
  • Por que: Es la suma de una preposición y de un pronombre relativo; e.g. Ésta es la razón por que te escribo.
  • Porqué: Es un sustantivo; e.g. Dime el porqué de tu comportamiento.
  • Por qué: Es la suma de una preposición y de un pronombre interrogativo; e.g.¿Por qué lo has hecho?.

Bueno espero que también sea de utilidad para todos.

Entre médicos, doctores, licenciados y abogados


Es un error muy común aquí en nuestro país, desconozco si fuera de éste suceda, que a todo Médico se le asigne el mote de Doctor, lo grave del asunto no es que las personas comunes y corrientes lo hagan sino que entre ellos den por  autonombrarse Doctores, mostrando con ello su falta de conocimiento sobre el origen de la misma. La cosa no queda allí, sino que hasta en los comerciales donde hace acto de presencia un médico lo presenta como Dr. Fulanito de tal, con su cédula profesional, que en muchos casos resulta ser falsa, pero esa es otra historia, así mismo  psicólogos, odontólogos y veterinarios caen en dicho juego.

Volviendo al punto, deseo aclarar el origen de la palabra doctor, esto de acuerdo al Diccionario de Corominas.

La palabra doctor ha sido tomada del latín que significa maestro, el que enseña, derivado a su vez de docēre que quiere decir enseñar.

Aparece con la grafía actual entre el siglo XIV y XV aunque su pronunciación era sin la C, por lo que se leía dotor, esto me recuerda a los pueblos, donde hoy todavía es común escuchar algunos habitantes, cuando tienen algún malestar, decir: ¡Voy al dotor a que me revise!

En una ley promulgada en 1462 se menciona como un título universitario, sin embargo anterior  a esta ley, ya tenía este carácter.

En 1614 se reconoce la palabra docto como derivado de dŏctus que quiere decir enseñado o instruido, de ahí que se les llamaba Doctor a quienes poseían alguna preparación formal o informal pero que demostrase tener más conocimientos y educación que el resto de los mortales, eso sí, sin importar su profesión.

De la palabra doctor derivan las siguientes:

  • Doctorado y sus derivaciones.
  • Doctrina y sus derivaciones.
  • Dócil.
  • Documento.
  • Docente.

Por lo anterior, podemos deducir que quién realiza un doctorado debe considerársele Doctor, mientras quién estudia Medicina debe ser considerado un Médico, así como el que estudia química es químico, el arquitecto estudió arquitectura, etc.

Algo similar sucede con la palabra Licenciado, todo o casi todo el mundo cree que un licenciado es aquel que ejerce la abogacía. Cuando realmente significa que la persona, sea médico, veterinario, abogado, químico, etc., posee la licencia para ejercer su profesión, cualquiera que ésta sea.

Ya para terminar me gustaría hacer notar dos cosas:

  1. El juramento que todo médico realiza cuando ha adquirido los suficientes conocimientos y concluidos todos sus trámites en su respectiva Alma mater,  fué establecido por el gran Médico Hipácrates de Cos, quién convirtió a la medicina en la noble profesión que es hoy. Este juramento inicia invocando a Apolo el Médico y no al doctor.
  2. Aquí en la Ciudad de México, el Sistema de Transporte Colectivo Metro posee una estación de nombre Doctores, que lleva el nombre en honor a aquellos médicos mexicanos que indudablemente resultaron ser lo suficientemente doctos para ser considerados doctores en aquella época.

Eppur si muove

Lástima de ejemplo…


Es triste ver o escuchar a personas que  gozan de cierta credibilidad emplear las palabras sin pensar si esta bien o mal su aplicación. Y peor aún escuchar que estos errores se propagan tan fácilmente entre la sociedad,  letrados o no letrados, es igual, aunque estos últimos alguna justificación tienen pero los primeros, ni hablar.

Lo anterior se debe a que últimamente he escuchado (o leído) frecuentemente utilizar las siguientes palabras de manera incorrecta:

  • Gente
  • Día
  • Campus

Veamos porque mi angustia:

  • La palabra gente quiere decir conjunto de personas, por lo tanto es incorrecto emplearla en una oración como: se reunieron muchas gentes, sería adecuado decir se reunieron muchas personas o hubo poca gente, en pocas palabras gente viene a ser el plural de persona.
  • La palabra Día, esta contraindicada, dirían los médicos (ojo no los doctores) anteponerla a los nombres comprendidos entre lunes y viernes, no así para sábado o domingo, por ello evitar decir o escribir: el día jueves…. Esto se debe a que los días que terminan en es (lunes a viernes), lleva implícito la palabra día, por ejemplo lunes quiere decir Lunae (luna) dies (día) que uniendo y acortando las palabras tenemos el famoso Lunes.
  • Por último, Campus, es una palabra latina que indica un lugar Universitario y pues resulta que Campus es singular y para pluralizarlo debemos cambiar la palabra a Campi, un ejemplo de ello también resulta la palabra Locus, que es la posición fija y puntual de un gen, ahora bien si deseamos referirnos a varios puntos donde existen genes no empleamos Locus ni mucho menos Locuses ¿verdad?, sino que utilizamos la palabra Loci. Basta con examinar la terminación de ambas locuciones latinas Campus y Locus, en singular y compararlas con sus correspondientes plurales Campi y Loci para ver que se rigen por las mismas reglas. Pues resulta que algunas personas que deberían saber o por lo menos informarse para evitar reproducir tan fatal error.

Bueno pues con esto termino este post, esperando ver a todas las gentes que vayan a cualquiera de los dos Campus de mi Facultad, de preferencia el día martes.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑