De Elizabeth Costello


Algunas palabras de Elizabeth Costello

…Permítanme decirlo abiertamente: estamos rodeados de una empresa global de degradación, de crueldad, de matanza, capaz de rivalizar con todo lo que llegó hacerse durante el Tercer Reich, de dejar todo aquello a la altura del barro, con la peculiaridad de que la nuestra es una empresa sin fin, que se autorregenera y que incesantemente trae al mundo nuevos conejos, ratas, aves de corral y ganado de toda especie con la sola intención de matarlos.

Y optar por hilar muy fino y sostener que no hay comparación posible, que Treblinka fue, por así decir, una empresa metafísica dedicada a tan solo la muerte y la aniquilación, mientras que las industrias cárnicas están, en definitiva, consagradas a la vida, es tan amargo consuelo para tales víctimas como flaco favor habría sido (discúlpenme el mal gusto de lo que voy a decir) pedir a los muertos de Treblinka que disculpasen a sus asesinos porque su grasa corporal era necesaria para fabricar jabón y su cabello para relleno de colchones.

…Yo no soy una filósofa de las ideas sino un animal que muestra, aun sin mostrarla, ante una asamblea de estudiosos, una herida que escondo bajo mi ropa pero que se hace palpable en cada palabra que pronuncio.

 Las vidas de los animales de J.M. Coetzee

Anuncios

La Catrina Garbancera


——¡Que bárbaro! ¿No siente usted miedo al acostarse con un esqueleto? ——Miedo, ¿y por que? ¿No somos nosotros esqueletos mas repugnantes, forrados de carne podrida? Y sabiéndolo, buscamos el contacto de las mujeres. La mía no padece flujos, ni huele mal, ni exige cosa alguna para su atavió. No es coqueta, ni parlanchina, ni rezandera, ni caprichosa. Muy al contrario, es un dechado de virtudes. ¡Que suerte tuve al encontrármela!” José Ruben Romero (en La Vida inutil de Pito Pérez)

catrina

En estos días de muertos es muy común ver ya sea en las ofrendas de Día de Muertos, en los mercados, en las vendimias o en la híbrida y extrajera Noche de Halloween un esqueleto ataviada con lindas prendas, este personaje muy mexicano es La Calavera Garbancera creación de José Guadalupe Pesadas, un caricaturista de Aguascalientes, que mediante ésta trataba de ridiculizar a toda aquella persona que aparentaba ser lo que no era, por ejemplo alguien a quien vendía garbanza (de allí lo de garbancera) que pese a tener sangre indígena vestía con prendas extranjeras, o parecidas, para simular ser europeo aunque no tuviese que comer, renunciando así a sus raíces, cultura y herencia.

en los huesos pero con sombrero francés con sus plumas de avestruz

Este tipo de personas proliferaron aún más durante el porfiriato, por lo que a toda persona que aparentaba tener un estilo de vida diferente se le apodó garbancero.

El nombre de la Catrina se la dio el muralista Diego Rivera, y desde entonces es más conocida por este nombre que por el original, aunque Catrina sigue siendo garbancera, y representa dentro de nuestra cultura a la muerte.

Les invito a escuchar estas canciones La Llorona interpretadas por Óscar Chávez

Happy Birthday Mr. Neptune


Han transcurrido 165 años desde que Neptuno, el último planeta de nuestro sistema solar, fue descubierto por Johann Galle y apenas completo una órbita lo que para los Neptunianos (si se me permite el término) representa sólo un año.

Para ser precisos, este 12 de Julio Neptuno cumplió un año más para él, y el primero para nosotros desde su descubrimiento por ello:

Happy Birthday Mr. Neptune

Las características de Neptuno, además de su extensa órbita , son:

  • Se localiza a 4500 millones de kilómetros.
  • Cada estación dura 40 años, aproximadamente.
  • Posee una inclinación de 23°, al igual que la tierra.
  • Es el último planeta del sistema solar, recordemos que Plutón ya no lo es.
  • Posee un sistema de nueve anillos, que junto a Saturno, Júpiter y Urano
  • Trece lunas le acompañan, la cuarta parte de las 64 que tiene Júpiter.
Para saber más:
  • Neptuno vs Tierra [ver]
  • NASA [ver]

Ciencia y Esperanza


Hemos preparado una civilización global en la que los elementos más cruciales –el transporte, las comunicaciones y todas las demás industrias: la agricultura, la medicina, la educación, el ocio, la protección del ambiente, e incluso la institución democrática clave de las elecciones- dependen profundamente de la ciencia y la tecnología. También hemos dispuesto las cosas de modo que nadie entienda la ciencia y la tecnología. Eso es una garantía de desastre. Podríamos seguir así una temporada pero, antes o después, esta mezcla combustible de ignorancia y poder nos explotará en la cara.

Popularizar la ciencia –intentar hacer accesibles los métodos y descubrimientos a los no científicos- es algo que se debe hacer, de manera natural e inmediata. No explicar la ciencia me parece perverso. Cuando uno se enamora, quiere contarlo al mundo.

La ciencia puede ser difícil de entender. Puede desafiar creencias arraigadas. Cuando sus productos se ponen a disposición de políticos o industriales, puede conducir a las armas de destrucción masiva y a graves amenazas al entorno. Pero debo decir una cosa a su favor: cumple su cometido.

Para mí, hay cuatro razones principales para realizar un esfuerzo concertado que acerque la ciencia –por radio, televisión, cine, periódicos, libros, programas de computadora, parques temáticos y aulas de clase- a todos los ciudadanos.

  1. A pesar de las abundantes oportunidades de mal uso, la ciencia puede ser el camino dorado  para que las naciones en vías de desarrollo salgan de la pobreza y el atraso.
  2. La ciencia nos alerta de los riesgos que plantean las tecnologías que alteran el mundo, especialmente para el medio ambiente.
  3. La ciencia nos enseña los aspectos más profundos de orígenes, naturalezas y destinos: de nuestra especie, de la vida, de nuestro planeta, del universo.
  4. Los valores de la ciencia y los valores de la democracia son concordantes, en muchos casos indistinguibles. La ciencia y la democracia empezaron -en sus encarnaciones civilizadas- en el mismo tiempo y lugar, en los siglos VII y VI a.C. en Grecia.

La ciencia confiere poder a todo aquel que se tome la molestia de estudiarla (aunque sistemáticamente se ha impedido a demasiados). La ciencia prospera con el libre intercambio de ideas, y ciertamente lo requiere; sus valores son antitéticos  al secreto. La ciencia no posee posiciones ventajosas o privilegios especiales. Un ser extraterrestre recién llegado a la tierra – si hiciera un examen de lo que presentamos principalmente a nuestros hijos en televisión, radio, cine, periódicos, revistas, cómics, y muchos libros- podría llegar fácilmente a la conclusión de que queremos enseñarles asesinatos, violaciones, crueldad, superstición, credulidad y consumismo. Insistimos en ello y, y a fuerza de repetición, por fin muchos de ellos quizá aprendan. ¿Qué tipo de sociedad podríamos crear si, en lugar de eso, les inculcáramos la ciencia y un soplo de esperanza?.

Carl Sagan

La Boda Real y Juan Pablo II


 Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera.

 Albert Einstein

Es noticia, a nivel mundial por todo lo visto, la Boda Real y la Beatificación de Juan Pablo II, de ésta última considero que no hay nada que objetar y así me evito problemas de índole religioso, sin embargo de la primera si que hay mucha tela de donde cortar, iniciemos por ejemplo que es un despilfarro de dinero mismo que proviene del propio pueblo y el cual sólo se deberá conformar con mirar, ya sea como indigente en las calles o como tele-espectador, muchas celebridades serán invitadas y los que realmente pagan las cuentas, ni en cuenta. Lo lamentable es que nuestro país participe en dicha euforia, mandando las televisoras a sus corresponsales ¿cómo si no hubiera más en que pensar?. Existiendo tanta hambre y miseria, se hace un festín de un par sujetos que contraen nupcias para que pronto corra la noticia de que se han separado, esperando que para ese entonces también lo griten a los cuatro vientos.

Además, existe una descerebrada que tras una huelga de hambre exigió una invitación para ir a ver a la realeza, cómo si no bastase que aquí en México una gran cantidad de políticos viven como reyes, a nuestras costillas, gastando lo que nunca pensaron ganar o robar.

También hemos sido invadidos de noticias hasta el hartazgo en programas de televisión de paga, servicios de e-mail, revistas, una monárquica  página web, radio, y un prolongado etc., lo bueno es que pronto dejará de ser noticia.

No entiendo cómo los reyes, sea del país que sea, viven a costa del pueblo como zánganos, ni como en pleno siglo XXI se permite que existan estos tipos de gobiernos.

Lo peor del caso es, como en muchas ocasiones, participo de ello con mis corajes.

Por cierto el 1 de mayo beatifican a Juan Pablo II y cumple este blog Dos Años, gracias a todos que lo han hecho posible.

Ad memoriam rei perpetuam

Sobre la Lectura


Hoy Día Internacional del Libro 

deseo compartir esta experiencia…

¿Quién no ha sido víctima de la siguiente situación?

Sucede que al estar leyendo a un autor (digamos X)  parece que estas leyendo a otro (que sea Y), escuchas en tu interior la voz de quién te resulta más familiar (Y) y eso, indudablemente afecta la lectura, pues no deseas leer a X por parecerse a Y, lo ideal es que cada quién ocupe un lugar en nuestra memoria por ser quién es y no por parecerse a quién no es, que X sea y siga siendo X  y que Y siga siendo Y. El efecto anterior es algo así como una transmutación literaria o de personalidad, y sucede más de lo que parece.

Hace algún tiempo, me prestaron un libro de un autor muy popular hoy en día, del que deseo omitir su nombre por aquellos que lo leen y digamos que su nombre es X, al empezar mi lectura me dí cuenta que al leerlo era como estar leyendo a Kalil Gibrán, aunque no con la brillantez de éste último, acto seguido, cerré el libro y nunca más tuve la intención de volver a leer algo de X.

Lo anterior, como ya lo comenté, no es raro pues en el libro Nadie acabará con los libros de Umberto y Jean-Claude Carriere hay un párrafo al respecto y dice así:

Una obra maestra no nace maestra, sino que llega hacerlo. Hay que añadir, además que las grandes obras se contagian recíprocamente gracias a nosotros. Podemos explicar sin lugar a dudas cómo ha influido Cervantes en Kafka. Pero también podemos decir, y Gérard Genette lo ha demostrado claramente, que Kafka ha influido en Cervantes. Si leo a Kafka antes de leer a Cervantes, a través de mí y sin yo saberlo, Kafka modificará mi lectura del Quijote

Ahora bien, no importa que autor influya sobre otro, lo más importante es que nos demos cuenta, pues al hacerlo estamos en camino de una cultura que mucho hace falta, hay que leer, sea lo que sea, que al fin de cuentas esa lectura nos llevará a otra, y esa otra a otra, y así indefinidamente